• Jaume Feliu

Filosofía

La filosofía es la ciencia de estimar valores. La superioridad de un estado o sustancia con respecto a otro depende de la filosofía.


Hablar hoy en día de filosofía hace pensar en que aquella persona está a punto de soltarnos una perorata la cual a lo mejor no nos apetece. Nada más lejos de la realidad, la misión de la filosofía consiste en la ciencia de los efectos según sus causas.




Por lo general las disciplinas filosóficas se clasifican en seis ramas: la metafísica que trata de temas abstractos como la cosmología, la teología o la naturaleza del ser; la lógica que trata de las leyes que rigen el pensamiento  racional, es también llamada "la doctrina de las falacias"; la ética que es la ciencia de la moralidad, la responsabilidad individual, el carácter; la psicología que se dedica a la investigación y a la clasificación de los tipos de fenómenos a los que se atribuye un origen mental;la epistemología, que es la que se ocupa de la naturaleza del conocimiento propiamente dicho; y la estética que es la ciencia de la naturaleza de la belleza, la armonía, la elegancia y la nobleza de las reacciones que despiertan.


Para Platón la filosofía era el mayor bien que la divinidad había concedido jamás al hombre. No obstante y como os decía al principio, en el siglo XXI se ha convertido en una estructura voluminosa y compleja de caracteres arbitrario e irreconciliables. Una prueba convincente de la creciente superficialidad del pensamiento científico y filosófico moderno es su persistente inclinación al materialismo.

De ahí al dominio del mundo material y de los temas financieros ha habido solo un paso. Nada en estos grandes magnates va más allá del interés propio, nada que ver con calcular la relación entre el uno y el todo, el efecto y la causa, la naturaleza y el trabajo de esta, la ilusión y la realidad.


Un antiguo filosofo dijo: quien no sabe siquiera lo corriente es un bestia entre los hombres, quien conoce con precisión solo las costumbres humanas, es un hombre entre las bestias. Por consiguiente lo que determina la posición del hombre en el mundo natural es la calidad de su pensamiento.


En el artículo anterior comente que estábamos regidos política y financieramente por personas sin escrúpulos, ahora sabemos ya porque incluso el calificativo de "bestias" les queda corto a los que rompen la ilusión de los que luchamos por un mundo mejor.

Estos sujetos, día a día, nos hacen sentir reacciones emocionales que no debemos dejar que nos atrapen, porque si lo consiguieran dejaríamos de ser efectivos... Continuemos pues " filosofando".


Las reacciones emocionales se clasifican en agradables o dulces, violentas y mezquinas. Una emoción agradable acaba en placer; una emoción violenta acaba en dolor y una emoción mezquina no acaba en nada. El hombre no debería apenarse, porque no hay enfermedad más grave que la pena, ante ella démonos cuenta de la naturaleza permite al hombre hacer todo lo que desee, las únicas limitaciones personales son las propias leyes , costumbres y creencias.


El filósofo es alguien que no siente envidia, ni amor, ni superstición y cuyos días son una una prolongada sucesión de placeres que se trabaja en su búsqueda de la felicidad (recomiendo meditación metta de Vicente Simón).

Aristipo elevaba la complacencia al lugar más destacado entre las virtudes, nada más lejos de lo que hacen las mezquinas bestias que rigen la sociedad en muchos casos, declaró asimismo que los filósofos eran muy distintos del resto.


De todos mis alumnos es sabida mi inclinación hacia las teorías de Platón, no en vano este fue introducido por los egipcios en las leyes herméticas, básicas en mis estudios  de la Arqromerterapia. La filosofía platónica se basa en el postulado de tres órdenes del ser: lo que se mueve sin inmutarse , lo que se mueve por si mismo y lo que se mueve.


Apliquemos estas órdenes a nuestro día a día y a los problemas que nos pueden apenar, subámonos al carro de lo que se mueve sin inmutarse, porque movimiento es cambio y cambio es ocasión de aprender, dejemos avanzar a lo que se mueve por si mismo sin coartar su placer del movimiento, e investiguemos lo que es movible para situarlo en el mejor lugar para todos nuestros placeres colectivos.


PD.: Según dice la tradición , el rey de Sicilia vendió al inmortal Platón como esclavo...las "bestias" han existido siempre.

68 vistas
SOBRE NOSOTROS

La Arqromerterapia nace de la observación, sencillez y la íntima necesidad de no dañar.

Es fruto de la búsqueda de una mejora en la calidad de vida de cualquier paciente que no encuentra alivio ni curación.

Nace del estudio de muchas de las técnicas naturales

DIRECCIÓN

+34933 071 364

 

Carrer de Pallars, 272-274 bajos

08005 Barcelona

info(at)arqromerterapia.com

  • Grey Facebook Icon

PROTECCIÓN DE DATOS