• Jaume Feliu

Radiación, y metales pesados en nuestro cuerpo.


La mayoría de personas, piensan en el hierro sérico como fuente de preocupación para prevenir la anemia. Deberíamos tener en cuenta, aparte de su defecto, el exceso de este, situación más habitual y más dañina. No tan solo los hombres y las mujeres en su menopausia lo padecen, también se produce por una ingesta excesiva de carnes rojas, como podrían causar las llamadas dietas proteicas.





El hierro es esencial para la respiración, pues al unirse a la hemoglobina en los glóbulos rojos, permite transportar oxígeno a todas las células del cuerpo. Sin embargo el hierro es muy oxidante y su exceso provoca muchas patologías, sobretodo cáncer y problemas cardiovasculares.

La Dra. Hulda Clark demostró que cuando el hierro se oxida resulta dañino para muchos de nuestros órganos e indefectiblemente cambia su polaridad provocando problemas, sobretodo metabólicos y de funcionamiento esencial.


Cuando los glóbulos rojos mueren y abandonan el hierro que contienen, es rápidamente protegido por unos glóbulos blancos especiales que cubren el metal con una proteína llamada ferritina, para evitar la formación de radicales libres.

Así pues los valores de ferritina altos nos indican que tenemos exceso de hierro y debemos quitarnos de la cabeza la idea general que parece ser que la ferritina no es sino otra forma de mirar el hierro.

Un componente muy tóxico del hierro, es la ferricianida muy utilizada a nivel público para preservar las cañerías.


Los glóbulos blancos están cubiertos de ferritina, los tumores cancerosos son también unos buenos huéspedes para el hierro, así como las piedras del riñón.

Todas las bacterias necesitan hierro para reproducirse, su exceso le va ha hacer blanco fácil para las infecciones bacterianas. Su arqromerterapeuta podrá mirarle sin necesidad de analíticas la falta o el exceso de hierro y recetarle forzavita, hematicum, soma1, o vit B cuando su cuerpo deba suplir carencias o padezca exceso de ferritina.


Con el ácido fítico (IP6, inositol, vitB) , el lipoico (soma 1 ) y el silicio orgánico, aumenta nuestra capacidad de desintoxicación de metales pesados. Su acumulación en el hígado es espectacular y puede desembocar en un hígado graso, cirrosis o cáncer.

Las analíticas leídas entre líneas os pueden ayudar a saber cómo estáis de intoxicados: si en la analítica de cobre nos marca más de 15, es demasiado. El cobalto y el vanadio, los veremos reflejados en proteínas totales por encima de 7'5. Una albúmina superior a 5, también marca metales pesados. Si AST y ALT están a más de 40 marcan exceso de plomo. Cobre, cromo, cobalto, níquel , saldrán marcados en una bilirrubina de más de 1.

La Dra Clark, también estudió cómo eliminar el polonio del organismo, este, es un elemento radioactivo que se encuentra en los productos que se añaden al agua del consumo público. Desgraciadamente también lo contiene el agua embotellada almacenado en el plástico del envase... No es posible desprenderse del todo del polonio, pues aunque utilizáramos envases de vidrio, estos estarían contaminados desde su lavado con agua del grifo.


No en vano la Dra Clark ha hecho responsable al agua corriente de la mayoría de cánceres...


La vida y la salud en el ser humano, no tienen nunca una única causa, son múltiples las causas que tenemos en cuenta pacientes, médico, terapeutas... y seguramente no llegamos ni a un diez por ciento de las posibles causas, así y todo, cada vez curamos más cánceres y cada vez llegamos mas a enfermedades a las que antes no podíamos ni soñar con intentar paliar.

El profesional de la medicina, sea de la escuela que sea, avanza en sus conocimientos y hay que confiar en que nuestros asesores nos lleve por el buen camino.


46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Nutrición